“Las ligas de mi morena”: la caricatura de Tomás Padró al servicio de la campaña abolicionista de 1873

Eva Lafuente (Ecole polytechnique, CREC)

Tomás Padró, “Las ligas de mi morena”, La Flaca (16-I-1873). Biblioteca de Catalunya.

A menudo se ha movilizado esta cromolitografía de doble página del caricaturista barcelonés Tomás Padró –que aquí firma con su pseudónimo AºWº– para representar el fin de la esclavitud en las Antillas (¡cuando no en Cuba únicamente!). La imagen, publicada el 16 de enero de 1873 en el satírico republicano barcelonés La Flaca (1869-1873), es sin embargo anterior a la ley por la cual quedó promulgada la abolición inmediata de la esclavitud en la isla de Puerto Rico el 22 de marzo de 1873. Qué decir de Cuba, donde la abolición definitiva llegaría en 1886, ya en plena Restauración.  Conviene pues volver al contexto histórico de su publicación para entender su verdadero objeto y alcance simbólico.

Contexto histórico:

El proyecto de ley de 1873 para Puerto Rico, una campaña enconada

Tras la Revolución de 1868, la supresión de la esclavitud para las Antillas se había convertido en una prioridad para los partidos demócrata y republicano, que aspiraban a las mismas libertades para los ciudadanos de las provincias ultramarinas. Existían también poderosas razones externas para ello: la nueva presión ejercida por Estados Unidos en la región, tras ganar el Norte abolicionista la guerra de Secesión, así como el peligroso atractivo que suponía, desde el inicio de la Guerra de los Diez Años (1868-1878), la libertad ofrecida por los separatistas cubanos a los esclavos que se unieran a su causa. De hecho, esta guerra de independencia fue el pretexto para que se paralizaran las reformas en Cuba –iniciadas con la tímida Ley Moret de 1870– y se planteara la cuestión de la abolición inmediata solo para Puerto Rico, isla pacificada pero sobre todo con muchos menos esclavos que Cuba (unos 30.000 frente a los 370.000 esclavos cubanos). Aun así, ese proyecto de ley sufrió la obstrucción del Círculo Hispano-ultramarino de Madrid y tardó en llegar a las Cortes. Terminó siendo presentado por el gobierno progresista de Ruiz Zorrilla el 24 de diciembre de 1872, pero dio lugar a una verdadera crispación política puesto que se leyó en los sectores conservadores y esclavistas como antecámara a la abolición definitiva en el conjunto de las provincias ultramarinas.

La caricatura de Padró debe pues entenderse como un manifiesto visual abolicionista del semanario republicano federal en reacción a la intensa campaña conservadora que la Liga Nacional y los Círculos Hispano-ultramarinos, defensores del statu quo en las Antillas, llevaron a cabo para que fracasara el proyecto de ley. El borrador desató acalorados debates que pronto se trasladaron a la calle, dando lugar a manifestaciones, mítines y campañas de prensa por ambos bandos, lo cual terminó precipitando incluso la abdicación del monarca Amadeo I.

Concretamente, la imagen que nos ocupa es la respuesta del semanario al “Manifiesto de la Liga Ultramarina a la Nación” publicado el 10 de enero de 1873 en Madrid y difundido después por la prensa conservadora (La Esperanza, 13-I-1873), un texto que rechazaba el abolicionismo inmediato y planteaba dilatar lo más posible cualquier proceso reformista. Entre las reacciones de los sectores abolicionistas en esa semana, cabe destacar la multitudinaria manifestación del 12 de enero en Madrid, liderada por la Sociedad Abolicionista Española, y de la que se hace eco Le Monde Illustré semanas después con una ilustración a cargo de Daniel Urrabieta Vierge(2-II-1873). O también la función extraordinaria del drama Romper cadenas de Luis Blanc Navarro que se representó el 14 de enero en el Teatro Novedades de Madrid, y fue dedicada a la Sociedad Abolicionista Española. La prensa nacional y regional dio cuenta de cómo las manifestaciones abolicionistas a favor de esta ley desbordaron el marco de la capital, dando lugar a movilizaciones en localidades como Zamora, Valencia o Lérida (Aguiar y de Paz, 2021).

Hay que entender pues esta litografía de Padró, no como la exaltación de un avance en materia de derechos humanos, sino como parte de la campaña mediática impulsada desde los medios republicanos y abolicionistas de la prensa catalana en respuesta a la propaganda esclavista que cundía en aquel momento. De hecho, son varias las cromolitografías de doble página que le dedica La Flaca a esta campaña previa a la ley en enero y febrero. Y, paradójicamente, cuando la abolición en Puerto Rico por fin es un hecho, semejante logro no motivó ninguna ilustración enalteciendo una medida tan esperada. El semanario dedicó entonces por entero sus imágenes a una causa más fundamental: la de recrear gráficamente el advenimiento de la República.

Análisis de la imagen:

La caricatura de Padró, un manifiesto visual republicano a favor de la abolición

Como es habitual en la caricatura política, el principal resorte satírico de esta caricatura, más allá de la caracterización de la clase política, viene del doble juego con el título “Las ligas de mi morena”, que Padró toma prestado de una popular canción andaluza (con letra de Luis Maraver y música de Manuel Sanz[1]) para evocar la tensión entre la Liga Nacional y el gobierno de Ruiz Zorrilla respecto a las reformas en las provincias de Ultramar.

La figura alegórica central –la morena– separa las dos “ligas” enfrentadas: simboliza la esclavitud en la isla de Puerto Rico, en el centro del debate político en enero de 1873. La mulata sobredimensionada reúne a la vez los atributos indígenas tradicionales de la iconografía europea para el continente americano (desnudez, plumas y carcaj, empleados a su vez para representar a una de las Islas) y el símbolo de la esclavitud (las cadenas y la tez negra). La alegoría retoma la postura de la del famoso cuadro de Delacroix La Liberté guidant le peuple, compartiendo con ella el generoso pecho descubierto y la bandera de la Libertad. La presencia de unos negros agazapados en la maleza del segundo plano, que parecen celebrar la futura nueva ley con los brazos en alto bajo el sol de la libertad, ahonda en esta idea. Sin embargo, la mirada y gesto de la mulata pretenden más bien ahuyentar la rémora reaccionaria que la mantiene doblegada por su pierna derecha, imposibilitándole avanzar hacia el progreso, en una lectura occidental del movimiento hacia la derecha planteado por la imagen. La reprobación de la alegoría viene recalcada por la disposición maniquea de la escena, que recuerda a la de la iconografía del juicio final: a la izquierda quedarían los condenados antirreformistas y a la derecha, los justos abolicionistas.

A la izquierda entonces, bajo la bandera “Esclavitud”, distinguimos a la Liga Nacional Ultramarina, el grupo defensor de los intereses esclavistas antirreformistas. En primer plano, un militar que, por su mostacho, bien pudiera remitir al teniente general Laureano Sanz, antiguo gobernador y Capitán General de Puerto Rico con la llegada de la Gloriosa, fundador del grupo de Voluntarios. Parece ser el que con más ímpetu tira de las cadenas de la mulata, aferrándose al sistema esclavista. Tras él, un caballero andante que podría simbolizar lo anacrónico y descabellado de la lucha antirreformista (¿aunque podría tratarse quizá de una representación críptica de Antonio Caballero (y Fernández) de Rodas, activo miembro de la Liga y Capitán general de Cuba en el momento de estallar la Guerra de los Diez Años?). Se adhieren aquí a la campaña de la Liga Nacional el carlismo y el alfonsismo, representados por sendos personajes, ya que ambos sectores ven en esta movilización no solo una forma de preservar los intereses coloniales, sino de desestabilizar al gobierno y al Monarca de turno, Amadeo I. Sin embargo, el marcado esfuerzo y desorden de sus armas –que podría recordar el de las tropas holandesas del famoso cuadro de Velázquez Las lanzas– augura ya, en el lápiz del dibujante, el fracaso mediático de las fuerzas conservadoras.

En el lado opuesto de la imagen, el bando abolicionista –la otra “liga de la morena”–. En el extremo derecho, el sol republicano de la Verdad y el Progreso ilumina a Ruiz Zorrilla y su nuevo proyecto de ley para Puerto Rico. Le acompañan Emilio Castelar, republicano y miembro de la Sociedad Abolicionista Española, identificable por sus atributos (mostacho y gorro frigio): él es quien, ya en 1870 con su célebre discurso de abolición de la esclavitud, liberó metafóricamente de sus cadenas a la mulata, impulsando el debate abolicionista en las Cortes. En segundo plano, Cristino Martos, cimbrio y principal apoyo de Amadeo I, y, por último, otro republicano que por sus gafas y gorro (¿frigio?), bien pudiera ser José Echegaray, miembro de la Sociedad Abolicionista[2]. Los tres se hallan prosternados, en signo de apoyo, ante los futuros derechos para la Isla. ¿O más bien, al hilo de la canción y rendidos ante los encantos de la morena, estén cortejándola con la esperanza de que, una vez dotada de nuevas libertades, revalide su amor/pertenencia a España? En un recurso muy propio de la caricatura, de nuevo Padró parece jugar con la evocación de la popular canción en el lector, cuya letra apunta: “Cuando te veo las ligas/ se me blandean las patas,/ y me quiero echar a gatas/ por ver algo más arriba”. También los miembros del Gobierno aparecen a gatas ante la esbelta pantorrilla de la morena, liberada de sus ligas/cadenas, y eso que ven más arriba es la libertad alcanzada. Presentan una actitud de cohesión propia del gobierno de Ruiz Zorrilla respecto a la política reformista para Ultramar, que choca con la agitación y desorden de los sectores conservadores. Y es que los propios republicanos tampoco eran favorables a la independencia sino que defendían un modelo autonómico de Estado que incluía también las Antillas, tal y como quedaría plasmado más adelante en el proyecto de Constitución de 1873 (Título I, art. 1).

La composición presenta además una clara simetría con la del célebre cuadro de Dióscoro Teófilo de Puebla, Primer Desembarco de Colón en América, premiado en la Exposición Nacional de Bellas Artes de 1862 y adquirido por el Estado, verdadero hito en la iconografía de temática americana. En filigrana de la mulata, entrevemos al Colón de Puebla con su pendón de Castilla; el grupo de políticos remeda al grupo de marinos arrodillados en una misma playa. Y el segundo plano compendia todos los motivos de la composición del Desembarco: el mar, el buque, la vegetación tropical o el grupo de indígenas desnudos. Se plasma pues un efecto de intericonicidad, nacional esta vez, que invita a leer la abolición de la esclavitud en Puerto Rico como la reforma ineluctable, la prolongación lógica de la historia común que España y Ultramar iniciaran en 1492.  

Esta lectura de izquierda a derecha se combina con una lectura vertical, a través del juego de banderas: la bandera de la Libertad se despliega ante el espectador, a manos de la mulata. Contrasta con la bandera de la izquierda por su lema: “Esclavitud” frente a “Libertad”. Esa libertad es, en primer lugar, la de la abolición de la esclavitud, que observamos en los grilletes rotos por Castelar, pero apela, de forma más general, al conjunto de libertades civiles y políticas que conlleva el nuevo estatus de hombre libre planteadas en el proyecto de ley. Padró entronca así con la iconografía republicana, ofreciéndole al lector del semanario republicano una Mariana mestiza que invita a leer la palabra “Libertad” en un sentido más lato: más allá de la emancipación de los esclavos, reivindica la igualdad de libertades para las Antillas y la Península, abanderada por el Partido Republicano y que tendrían cabida en el proyecto republicano de Nación (no olvidemos que el Gobierno y la Monarquía están en crisis). De hecho, en varias litografías de La Flaca publicadas a partir de marzo, encontramos la alegoría de la República triunfante, enarbolando la bandera republicana.

Al mismo tiempo, la Libertad de “Las ligas de mi morena” se opone, por sus colores, a la bandera yacente a los pies de la figura: la Libertad viene encarnada por la bandera rojigualda, frente a la segunda, que recuerda la bandera del independentismo. No nos consta que esta última se correspondiera con alguna versión de la bandera independentista boricua de la época, la cual, durante el Grito de Lares en 1868, estaba dividida en rectángulos. Parece más bien un trasunto de la bandera independentista cubana, pese a carecer del triángulo rojo y tener mayor número de franjas. Pero, si consideramos la campaña mediática en la que se publicó esta imagen, cabe una interpretación más concreta que explicaría la ausencia del rojo. La prensa conservadora, en algunos artículos alusivos a la multitudinaria manifestación del 12 de enero hizo referencia a “una bandera azul y blanca, algo arrollada para ocultar la estrella solitaria que constituye con aquellos colores la bandera de la insurrección cubana” (El Pensamiento Español, 14-I-1873, p. 3), descripción que se adecúa perfectamente a la bandera aquí representada por el dibujante. Aunque El Pensamiento Español baraja la posibilidad de que se tratara de un estandarte masónico, Padró parece pues optar por la lectura separatista. Al pisotear la morena en el dibujo la bandera independentista, el semanario está tomando partido y desmarcando el republicanismo federal del independentismo cubano. La imagen desestima la alternativa separatista y reivindica así que la libertad política y social para las provincias de Ultramar sea posible dentro de España. Era, en efecto, uno de los argumentos de los reformistas para evitar que los esclavos reclamaran la independencia territorial con el fin de adquirir derechos.

“Las ligas de mi morena” combina pues el lenguaje alegórico de alcance atemporal con un contexto muy particular: el debate en las Cortes sobre un proyecto de ley para Puerto Rico y la intensa campaña antiabolicionista que cundió en la prensa y en las calles a principios de 1873. Con este enfoque, la caricatura hace campaña desde la perspectiva republicana y abolicionista del semanario satírico. Lo que está en juego es un proyecto de ley que pondría fin a la esclavitud en Puerto Rico, aunque a nadie se le escapa que este debate pone en jaque, de forma más fundamental a corto o medio plazo, el sistema esclavista en Cuba.

La ley de abolición inmediata de la esclavitud en Puerto Rico, reivindicada en esta imagen por Padró, terminó siendo aprobada, por unanimidad, el 22 de marzo de 1873, ya bajo la Primera República. La medida afectaba a unos 30.000 esclavos y terminó incluyendo medidas compensatorias para los propietarios, tales como la indemnización de 35 millones de pesetas, la obligación de los libertos a contratos de tres años y el acceso a derechos políticos cinco años después de publicada la ley. Pese a todas estas limitaciones y como apunta Roldán de Montaud (2020, 39), “la abolición en Puerto Rico fue, con todo, el mayor éxito de la política ultramarina republicana”.

Aguiar Bobet, Valeria y de Paz Sánchez, Manuel (2021), “La masonería española y la abolición de la esclavitud en las Antillas durante el Sexenio Democrático: movilización y dinámica socio-cultural”, Anuario De Estudios Americanos, 78(2), p. 629–659. https://doi.org/10.3989/aeamer.2021.2.08

Roldán de Montaud, Inés (2020), “La política colonial del Gobierno Provisional al final de la República”, Bulletin d’Histoire Contemporaine de l’Espagne [Online], 55 | 2020, Online since 01 September 2020, connection on 01 March 2024. URL: http://journals.openedition.org/bhce/2212; DOI: https://doi.org/10.4000/bhce.2212

Las ligas de mi morena, graciosa canción que tantos aplausos ha merecido de los aficionados [s.a.], Barcelona, Imp. Juan Llorens.

Maraver, Luis (mús. Manuel Sanz) [s.a.], Las ligas de mi morena, canción andaluza, Madrid, Carrafa.

Blanc Navarro, Luis (1873) Romper cadenas, drama en tres actos y en verso, Madrid, Imp. De la Asociación del Arte de Imprimir.


[1] La canción, con letra del cordobés Luis Maraver Alfaro, también editor del satírico El Cencerro, alcanzó bastante éxito en la España isabelina: a menudo se interpretaba en los entreactos o al final de los espectáculos teatrales, circuló en pliegos de cordel y se vendieron partituras de la canción, como el ejemplar conservado en la Biblioteca Nacional.

[2] Aunque el gorro frigio/barretina podría atribuírsele también a Pi y Margall.



Citer ce billet
Eva Lafuente (2024, 4 mars). “Las ligas de mi morena”: la caricatura de Tomás Padró al servicio de la campaña abolicionista de 1873. Atelier sur le satirique, la caricature et l’illustration graphique en Espagne. Consulté le 24 juin 2024, à l’adresse https://doi.org/10.58079/w9o9

Vous aimerez aussi...

Laisser un commentaire

Votre adresse e-mail ne sera pas publiée. Les champs obligatoires sont indiqués avec *

Ce site utilise Akismet pour réduire les indésirables. En savoir plus sur comment les données de vos commentaires sont utilisées.

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search