“Que no quiere ser francesa…”

Marie Salgues (Université Sorbonne Nouvelle, CREC)

Ca. 1810, grabado coloreado a mano. 140 mm x 194 mm

British Museum

A modo de guiño, hemos recuperado este verso de una famosa jota para encabezar la presentación de la imagen de este mes: un grabado anónimo, impreso en Sevilla hacia el año 1810, en medio del conflicto armado que posteriormente se denominó “Guerra de la Independencia” (1808-1814) conforme al nombre que los historiadores románticos españoles de la década de 1840 dieron a la vertiente española de las guerras napoleónicas de principios del siglo XIX[1]. Conviene recordar, por lo tanto, el contexto histórico que propició la impresión de dicho grabado.

Los antecedentes de la guerra

España, desde que los Borbones accedieron al trono español, al inicio del siglo XVIII tras la Guerra de Sucesión, vio su suerte vinculada a la de Francia por una serie de “pactos de familia” que la llevaron a menudo a enfrascarse en guerras en defensa de intereses franceses, pero casi siempre en detrimento de los suyos propios. Algo parecido le pasó a principios del siglo XIX por la enemistad ya entonces abierta de Napoleón con Inglaterra, cuando sufrió la terrible derrota naval de Trafalgar (21/10/1805). La instauración de un bloqueo contra Inglaterra a partir de noviembre de 1806 pone de nuevo a España en una situación comprometida, obligándola a adherirse a este bloqueo en febrero de 1807, cuando ya no puede mantener por más tiempo su neutralidad. Al negarse Portugal a acatar el bloqueo, Napoleón firma con Godoy, el valido del entonces rey de España, Carlos IV, el Tratado de Fontainebleau (27/10/1807) que autoriza la entrada en España de tropas francesas, camino de Portugal para invadirlo. Si parte de los soldados se van efectivamente a Lisboa (que se entrega al general Junot a finales de noviembre sin oponer apenas resistencia), otros muchos se quedan en España y van ocupando plazas fuertes y ciudades, camino de Madrid. Los roces con los soldados franceses –que viven apurando y saqueando los recursos españoles– se multiplican, mientras las autoridades reales españolas mantienen el discurso oficial de la amistad franco-española. Aprovechando un litigio familiar que lleva a Carlos IV a abdicar en su hijo Fernando (motín de Aranjuez, 17/03/1808), Napoleón convoca en Bayona a padre e hijo, consigue que ambos abdiquen sucesivamente y recupera la corona española que termina entregando a su hermano José. Cuando la noticia de la llamada “doble abdicación” llega a España, a finales de mayo de 1808, se enciende la pólvora y “el pueblo”, falto de autoridad, reacciona ante esta situación inédita de orfandad, de acefalia, levantándose contra el rey intruso, José I, coronado a principios de junio. La guerra acaba de empezar.

Al principio, la guerra le va bien a España ya que los ejércitos imperiales sufren, para sorpresa del mundo entero, varios descalabros, el más sonado de ellos durante la batalla de Bailén (19/07/1808), primera derrota de los soldados napoleónicos, hasta entonces considerados invencibles. Ante el cariz inquietante de la situación militar, que obliga al recién instalado rey José I a abandonar Madrid, Napoleón entra en España, en noviembre de 1808, con 200.000 soldados de refuerzo y consigue la rendición de la capital española a principios de diciembre. Instalado nuevamente José I en su trono y corte, los soldados franceses van avanzando hacia el sur de la Península, conquistando poco a poco el territorio en una nueva fase militar mucho menos favorable a la España opuesta al rey intruso. En 1810, las cosas pintan bastante feas para ella mientras se suceden las derrotas, lo que parece figurar en el grabado el paisaje yermo, como de campo quemado o arrasado, metaforizado por los dos árboles cortados que enmarcan la escena a derecha e izquierda. Sin embargo, la autoridad alternativa constituida por los “patriotas” levantados, la Junta Suprema Central (luego Regencia), no se da por vencida: está refugiada en Sevilla y desde allí lleva a cabo un proceso político paralelo a la conducción de la guerra.

Los primeros pasos de la caricatura política en España

Es en ese momento cuando sale a la luz el grabado que nos interesa. No es baladí el lugar de impresión ya que, para entonces, Sevilla es uno de los últimos reductos libres de ocupación francesa, donde aún se puede difundir un discurso de lucha o de llamada a la lucha. El grabado que nos ocupa se enmarca en las numerosas obras (panfletos, grabados, obras de teatro, etc.) que conformaron una abundante propaganda anti-napoleónica a lo largo de la guerra, y entre las cuales aparece en España un género nuevo: la caricatura política, destinada a tener un gran futuro.[2] Nuestro grabado pertenece a este conjunto, y ello a pesar de que la imagen puede dar a primera vista la impresión de cierta paz. Pero el pie de grabado suena a amenaza, poco velada: “Aguila francesa, ni aun te han de valer las alas si despierta el leon de España”. Pues, sin este texto, la imagen puede infundir una primera impresión engañosa, la del león español tranquilamente dormido con el ave en su espalda, sin parecer desconfiar ni preocuparse. De hecho, el pie de grabado también es importante a la hora de reconocer al ave, cuya identificación con el águila no resulta de entrada evidente.

Aquí se impone la necesidad de hacer un paréntesis para hablar de estos dos animales. Tanto el león como el águila son animales regios (el rey de los animales terrestres / el rey de las aves) y ambos fueron muy utilizados en heráldica y por distintas dinastías. En lo que respecta a España, el león hace su entrada en la historia de los símbolos regios en 1126, de la mano de Alfonso VII, Rey de León (de ahí el símbolo) y de Castilla, como emblema de su reinado. Como nos recuerdan dos especialistas de heráldica, “se trata del más antiguo emblema del león en las armas de un reino europeo. Se lo muestra amenazante, medio alzado en actitud de salto, reposando sobre las patas traseras. Preludio de la posición de rampante que llegará a adoptar definitivamente en el cuartelado de Castilla y león de su biznieto Fernando III, como Rey de Castilla (1217/1252) y de León (1230/1252), que conforma hoy las armas de España”[3].

Una imagen tan original como representativa

Ahora bien, más allá del símbolo regio, como bien ha subrayado Marie-Angèle Orobon, el león aquí representa y encarna al bando patriota que está luchando contra el invasor francés. Como recalca la hispanista francesa, “es evidente que, en el siglo XIX, el león no es únicamente símbolo del Estado monárquico; también es la expresión de la fuerza popular, viniendo las imágenes de la Guerra de la Independencia a confirmar este simbolismo.”[4]

Enfrente, tenemos al águila mencionada en el pie de grabado. En realidad, esta águila es representación del imperio napoleónico más que del país galo, como explica el historiador Michel Pastoureau a la hora de hacer la historia del gallo francés.[5] En efecto, el águila fue el animal elegido por Napoleón cuando buscaba un emblema que lo representara. Estuvo a punto de escoger al gallo que, después de haber encarnado durante siglos el desprecio y la burla de las demás naciones hacia Francia, había conseguido arraigar y ser reivindicado como propio por parte de los franceses. Así, desde la Revolución, el gallo, que encarnaba al pueblo “verdadero”, sobrevivió al Terror porque no salió demasiado dañado ni se le vinculó excesivamente con ese período. Napoleón estuvo a punto de aceptar el gallo, pero en el último momento cambió de opinión y un decreto imperial de 10 de julio de 1804 consagró al águila como emblema imperial. La historia del paso del gallo al águila parece tanto más interesante cuanto que, de hecho, sin la leyenda, quizá el ave se nos antojara más bien gallo (o cuervo) que águila. En todo caso, en el grabado figura un águila de alas menguadas y, por ello, falta de la majestuosidad que la caracteriza. Más tarde Goya, en su Desastre n°76 (El buitre carnívoro) también recortará las alas del águila para convertirla en otro tipo de ave de presa.

Esta ambigüedad en cuanto a la naturaleza del ave nos introduce en un segundo nivel de lectura, que desmiente el carácter aparentemente apacible del sueño del león. Bien es cierto que éste, de momento, se queda inmóvil y el ave, al estar encima de él, parece dominar. Pero una serie de señales hacen eco a la amenaza velada de la leyenda: al mismo tiempo que se cierne sobre el águila un cielo con nubarrones, los árboles quemados están echando brotes mientras el color verde sugiere un renacer de la naturaleza, o sea, un despertar del león-pueblo dormido. El ave, que parece más bien cuervo, por lo corto de sus alas, quizá busque recordar a Napoleón que su águila en vano pretende reemplazar al gallo. Además, la garra desmedida que le ha crecido en la pata izquierda le otorga un carácter inquietante, que parece incidir en la rapiña propia de su especie (“ave de rapiña”) a la vez que la deformidad produce malestar en el espectador; a no ser que se trate de la cola del león, atrapada bajo la pata del águila. Pero el león, con un simple movimiento de cola, podría mandar a volar, literalmente, a un ave tan pequeña.

La escena que nos presenta este grabado, con todas sus especificidades, también corresponde a un patrón más general que va a dar forma a múltiples imágenes durante la Guerra de la Independencia. En efecto, analizando la construcción caricaturesca del enemigo odiado (José por una parte, el Emperador por otra), Marie-Angèle Orobon y Eva Lafuente concluyen que se muestra a «un Napoleón reducido [que] se ve confrontado a un león, emblema de la monarquía española, convertido a secas en “león español”. Es decir, y este es otro rasgo de la caricatura política de combate, a medida que se destruye al enemigo, la iconografía de la época de la Guerra de la Independencia va construyendo una imaginería de la nación en ciernes».[6] En suma, en 1810, a falta de dos años para que los ejércitos anglo-hispano-portugueses se vayan imponiendo a los soldados napoleónicos a golpe de sonadas victorias (22/07/1812, Batalla de Arapiles; 21/06/1813, Batalla de Vitoria, etc.), el león ya no está tan dormido como parece y la historia sigue en marcha.


[1] Para la “invención” de esta denominación, véase José Álvarez Junco, «La invención de la “Guerra de la Independencia”» en id., Mater Dolorosa, Madrid, Taurus, 2001, pp. 119-129.

[2] Al hacer la genealogía de la caricatura política en España, Marie-Angèle Orobon y Eva Lafuente recuerdan cómo “durante la Guerra de la Independencia, bajo los auspicios de la sátira gráfica inglesa y con una iconografía de combate, iniciaba la caricatura política su carrera en España.” En Marie-Angèle Orobon y Eva Lafuente (coords.), Hablar a los ojos. Caricatura y vida política en España (1830-1918), Zaragoza, Prensas de la Universidad de Zaragoza, 2021, p. 15.

[3] Luis Valero de Bernabé y Martín de Eugenio, Marqués de Casa Real, “El águila y el león, símbolos heráldicos enfrentados”, en Hidalgos de España, Otoño 2020 (AÑO LXII), nº 564, pp. 21-27 (cita p. 22).

[4] “il est évident qu’au XIXe siècle le lion n’est pas uniquement symbole de l’État monarchique, il est aussi expression de la force populaire, l’imagerie de la Guerre d’Indépendance venant confirmer ce symbolisme.” Marie-Angèle Orobon, “La symbolique républicaine espagnole aux sources”, p. 101-111 dans Jean-Louis Guereña (dir.), Image et transmission des savoirs dans les mondes hispaniques et hispano-américains, Tours, Presses Universitaires François Rabelais, 2007 [version en ligne, openedition, 2017. [https://books.openedition.org/pufr/5666?lang=fr#bodyftn33  Última consulta, el 04/06/2024]. La traducción es nuestra. De hecho, entre los ejemplos que da la autora de estas imágenes, está nuestro grabado.

[5] Michel Pastoureau, “Le coq gaulois” en Pierre Nora (dir.), Les lieux de mémoire, T.3, Paris, Gallimard, 1997, pp. 4297-4319, en particular pp. 4307-4309.

[6] Marie-Angèle Orobon y Eva Lafuente (coords.), Hablar a los ojos…, op. cit., p. 17. En su análisis, remiten a Carlos Reyero, Alegoría, nación y libertad. El Olimpo constitucional de 1812, Madrid, Siglo XXI, 2010.


OpenEdition vous propose de citer ce billet de la manière suivante :
mariesalgues (4 juin 2024). “Que no quiere ser francesa…” Atelier sur le satirique, la caricature et l’illustration graphique en Espagne. Consulté le 18 juillet 2024 à l’adresse https://doi.org/10.58079/11s34


Vous aimerez aussi...

Laisser un commentaire

Votre adresse e-mail ne sera pas publiée. Les champs obligatoires sont indiqués avec *

Ce site utilise Akismet pour réduire les indésirables. En savoir plus sur comment les données de vos commentaires sont utilisées.

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search