“Otra vez Carlitos” de Víctor Patricio Landaluze (1871): una historieta anti-carlista desde Cuba

Frédéric Gracia Marin (Université Clermont Auvergne, Laboratoire Communication et Sociétés)

Landaluze, “Otra vez Carlitos”, Juan Palomo (10-IX-1871)

La imagen de este mes pretende poner el foco en la obra satírica de Víctor Patricio Landaluze (1830, Bilbao – 1889, La Habana), un caricaturista peninsular afincado en Cuba –amén de pintor, periodista, director de publicaciones periódicas… y militar miembro de la milicia de los Voluntarios de Cuba– quizás menos (re)conocido que sus coetáneos Francisco Ortego, Tomás Padró o José Luis Pellicer, pero que lleva unos veinte años despertando un renovado interés científico[1]. Titulada “Otra vez Carlitos” y publicada el 10 de septiembre de 1871 en el semanario satírico cubano Juan Palomo[2], esta caricatura de plena página es una de las muchas elaboradas por Landaluze desde su llegada en 1849 pero la hemos elegido por condensar varios rasgos destacados de su producción gráfica.

Una sátira de las intentonas carlistas

Como caricatura política que es, “Otra vez Carlitos” se enmarca ante todo dentro de la segunda etapa de la producción gráfica de Landaluze iniciada a raíz del levantamiento en armas de los independistas cubanos (10-X-1868) y el conflicto al que dio lugar, conocido a posteriori como la Guerra de los Diez Años. Landaluze –así como los directores de las revistas en que publicaba sus caricaturas– aparcó entonces la vena más costumbrista y cultural de su quehacer satírico para ponerlo al servicio de la causa españolista, atacando sin cesar a los independentistas cubanos y defendiendo a ultranza la dominación española sobre la Isla. Eso, sin embargo, no significa que la obra de Landaluze se centrara en asuntos propiamente cubanos y/o coloniales –pese a ser la dimensión más estudiada hasta ahora por su componente racista y machista, entre otros aspectos (Méndez Gómez, 2015). Muy al contrario, también dedicó muchas páginas a otros acontecimientos políticos, ya fuesen de índole internacional, como la guerra franco-prusiana, o peninsular, como la cuestión carlista a la que remite este “Otra vez Carlitos”.

Lo que está aquí representado es, efectivamente, una partida de carlistas –ya identificables en las primeras viñetas por su chapela borlada, un tocado militar distintivo desde la primera guerra carlista–, quienes intentan promover –véanse los trabucos, el sable y la referencia a la acogida recibida (viñeta 2, 4 y 6)– uno de los muchos levantamientos en armas que tuvieron lugar a lo largo del año 1871[3]. La partida viene además encabezada por su pretendiente al trono, Carlos María de los Dolores de Borbón y Austria Este, también reconocible por sus atributos físicos, patentes ya desde la primera viñeta (bigote fino, nariz respingona, labios carnosos y ojos saltones), y el nombre que, a modo de firma, graba en el “alcornoque carlista” de la viñeta 5 (“Carlos 7º”)[4]. Por último, la inscripción “Pirineos” estampada sobre los montes esbozados (viñetas 1 a 3 y 6) resulta explícita: alude tanto a la zona de mayor implantación del carlismo –el Norte de España– como al lugar donde Carlos de Borbón y, más generalmente, la resistencia carlista solían encontrar cobijo –la zona de la frontera con Francia y, más allá, el país vecino– tras sus fracasos y derrotas sucesivas.

Todos estos elementos referenciales quedan articulados en caricatura mediante diversos recursos satíricos, siendo quizás los más evidentes aquellos que afectan a los personajes. El tamaño reducido de las figuras o el hecho de que caminen en fila india (viñetas 1 a 3), el uso del diminutivo “Carlitos” para designar a Carlos de Borbón (en el título y el pie de la viñeta 4), así como la manera algo pueril con que éste gestiona su frustración (viñeta 4) y con la que deja constancia de su paso en un árbol (viñeta 5): todo apunta a una infantilización de los carlistas, combinada por otro lado con su animalización. Cuales conejos o liebres en su madriguera –por cierto, gráficamente plasmada a través del hoyo negro cavado en la ladera de los montes (viñetas 1 a 3 y 6)–, los carlistas salen de su base de operaciones en los Pirineos y regresan a ella, la cual, asimismo, les ubica en unos confines geográficos –del país– que también podrían ser más antropológicos –entiéndase del mundo civilizado.

De manera más transversal, Landaluze también acude a lo burlesco y a la ironía, usando la relación entre las diferentes viñetas, y entre estas y el texto, para introducir un desfase entre lo narrado y la manera de narrarlo. No contento con representar el alzamiento carlista como un juego de niños asilvestrados, Landaluze deja muy mal parada la supuesta sagacidad militar de la que hace gala Carlos de Borbón al principio de la intentona (“Me parece que es hora!”, viñeta 1): la única hazaña aquí reseñada consiste en haber grabado su nombre en un árbol (viñeta 5), acción que pierde cualquier vislumbre de solemnidad –si acaso la tuviere– con la postura final del pretendiente al trono, lanzándose a la madriguera con las piernas y el trasero hacia arriba (viñeta 6).

Por si fuera poco, ahí está el carácter iterativo del “Otra vez Carlitos” para rematar la faena. El adjetivo “otra” de los textos (título o pie de la viñeta 6) apunta a que no era entonces la primera vez –ni sería la última– que las intentonas carlistas fracasaban estrepitosamente, así como –y aquí la sátira raya en virtuosismo– el uso anacrónico del episodio del alcornoque. Si bien se representa como algo propio del año 1871 (algo que sugiere el uso del presente en el pie de las viñetas), en realidad dicha anécdota tuvo lugar en 1869 a raíz de una primera incursión de Carlos de Borbón en territorio español con veleidades insurreccionales[5]. Sin obviar el partido jocoso que pudo tener el “alcornoque” para Landaluze[6], el hecho de trasponer ese episodio dos años más tarde le permitía entonces señalar que, a pesar del tiempo transcurrido, las nuevas intentonas encabezadas por Carlos de Borbón en 1871 –y, como hemos señalado, fueron varias– estaban abocadas al mismo fracaso que la de 1869[7].

Con todo, queda patente la gran proximidad de “Otra vez Carlitos” con el tipo de sátira visual del carlismo que las revistas republicanas desarrollaban en la Península por aquellas fechas[8]. Landaluze, como Padró y otros caricaturistas, hacía escarnio de lo que Julio Aróstegui llamó “la tradición insurreccional” del movimiento carlista, aquella “raíz y esencia insurreccional” que se conformó desde sus orígenes y se mantuvo con Carlos de Borbón al frente (2011, p. 12-13).

El sello de Landaluze

Eso sí, esa gran proximidad, que ubica “Otra vez Carlitos” dentro de una red de imágenes hispánicas, no debe ocultar el que Landaluze se apropiara la sátira de las intentonas carlistas al menos a dos niveles. El primero tiene que ver con el alcance propiamente cubano de una caricatura como “Otra vez Carlitos”. Y es que, como género en sí, la caricatura de prensa no sólo construye un discurso visual en base a su relación con los acontecimientos representados. También lo hace desde dentro de la propia revista en la que se publica, primero apoyándose en una serie de paralelismos, ecos o contrapuntos que se tejen con el resto del material gráfico publicado en su seno, semana tras semana, y que un lector asiduo no puede pasar por alto[9].

Ahora bien, en el caso de Juan Palomo, es muy fácil detectar cómo, a lo largo del año 1871, Landaluze también se ensañó con otro Carlos que no era Carlos de Borbón, sino el independentista cubano Carlos Manuel de Céspedes, infantilizándolo y animalizándolo en términos muy similares a los utilizados en “Otra vez Carlitos”[10]. Aunque eran dos movimientos de signo político opuesto, Landaluze lograba así superponer el movimiento carlista y el independentista para ubicarlos en un mismo plano. No solo porque fueran dos opciones políticas igualmente ilegítimas ni porque ambas pusieran en peligro la unidad de la patria. También porque, para algunos sectores españolistas en Cuba y en un momento en el que sus posiciones en el campo de batalla peligraban, el movimiento carlista era percibido como una amenaza para el éxito del bando colonial en la guerra contra el independentismo[11].

Al margen de esta lectura en clave cubana de la actualidad peninsular, “Otra vez Carlitos” también lleva el sello de Landaluze a un nivel más formal, no por ello menos llamativo. Compuesta por 6 viñetas, esta página forma parte de las caricaturas multi-imágenes por las que Landaluze sentía especial predilección. Incluso “experimentó” con ellas, en palabras de Manuel Barrero (2011), quien identifica en la obra de Landaluze el advenimiento precoz –allá por 1859– y duradero –hasta principios de 1870– de un régimen discursivo propio y original calificado como “protohistorieta”: un tipo de caricatura basado en un conjunto de viñetas con “atisbo de narratividad”, que Barrero considera un antecedente parcial o imperfecto de lo que hoy conocemos como historieta o cómic[12]. Desde este punto de vista, “Otra vez Carlitos” da fe, primero, de que Landaluze siguió ahondando en este tipo de caricaturas en fechas más tardías que la apuntada por Barrero, ya que se publicó en septiembre de 1871. Más aún, también demuestra que los experimentos del caricaturista le llevaron, creemos, un paso más allá de la mera “proto-historieta”, hacia un tipo de narración cada vez más cercana a la historieta o al cómic propiamente dichos.

Prueba de ello, tenemos en “Otra vez Carlitos” un conjunto de viñetas delimitadas lateralmente por líneas y organizadas en la página para conformar dos tiras horizontales: convocan un vector de lectura de tipo occidental, esto es una lectura de izquierda a derecha, coordinada con una lectura de arriba abajo como complemento. Por otro lado, también se dan los textos y la secuencia gráfica diacrónica propios de la historieta: los primeros, que recogen lo que piensan (viñeta 1) y dicen (viñetas 2 y 3) los personajes, así como las intervenciones de un narrador omnisciente (viñetas 4 a 6), y la segunda, que no se construye sólo por la presencia de un mismo personaje representado en escenas distintas (viñetas 4 a 6), sino vía la descomposición de un movimiento en instantáneas sucesivas (viñetas 1 a 3). Por último, Landaluze pone todo ello al servicio de un relato jocoso y burlón, que exprime humorísticamente todas las posibilidades de la narrativa gráfica: mientras la narración avanza cronológicamente, de izquierda a derecha y de arriba abajo, los carlistas se desplazan a contracorriente, de derecha a izquierda (viñetas 1 a 3), e incluso se quedan estancados, con ese desenlace en falso (viñeta 6), que no es sino un regreso al punto de partida (viñeta 1). En definitiva, lo único que faltaría para poder hablar de historieta o cómic aquí sería la integración del texto en la imagen mediante bocadillos y el uso de onomatopeyas, algo que, por otra parte, algunos críticos no consideran como discriminante[13].

Animalización, infantilización, burlesco, ironía, intericonicidad, narrativa gráfica: con “Otra vez Carlitos”, Víctor Patricio Landaluze hizo alarde de toda su maestría, propia de un caricaturista curtido en el oficio, tras más de diez años publicando caricaturas, una semana sí y la otra también, en la prensa satírica cubana y cosechando con ellas la (son)risa cómplice de sus lectores. Eso sí, Landaluze cargó aquí las tintas –nunca mejor dicho– contra el carlismo, al que acabó machacando en busca de un KO gráfico muy similar al KO verbal descrito por Uli Windisch (1987). ¿Acaso era fruto de la febrilidad con la que acogía en Cuba las noticias relativas a la situación política de la Península y al papel desestabilizador que desempeñaba en ella el carlismo? Probablemente. Pero de ser así, se trataría por parte de Landaluze de un posicionamiento sin duda más táctico que ideológico. De hecho, una vez terminada la Guerra de los Diez Años, no dudó en sumarse como caricaturista al Ciclón, Semanario de empuje, rachas y truenos… pero sin temblores (1881-1883): un satírico habanero que aglutinó a los españolistas más recalcitrantes, entre ellos, muchos carlistas trasladados a Cuba tras la tercera guerra carlista. 

Bibliografía

ARÓSTEGUI Julio (et al.), 2011, El carlismo y las guerras carlistas. Hechos, hombres e ideas, Madrid, La esfera de los libros.

BARRERO Manuel, 2011, “Orígenes de la historieta española, 1857-1906”, Arbor, CLXXXVII, 2 extra, p. 15-42.

Diario de sesiones de las Cortes Constituyentes de la República Española, 1870, Madrid, Imprenta de J. A. García.

Diccionario enciclopédico de la lengua española, con todas las vozes, frases, refranes y locuciones usadas en España y las Américas Españolas, Tomo I, 1853, Madrid, Imprenta y Librería de Gaspar y Roig, editores.

DUPONT Alexandre, 2017, “Una politización paradójica. Carlismo, democracia e implicación popular durante el Sexenio Democrático”, Investigaciones Históricas, época moderna y contemporánea, 37, p. 40-68.

EISNER Will, 1996, El cómic y el arte secuencial, Barcelona, Norma.

FERRER Melchor, 1941, Historia del tradicionalismo español, tomo XXIII, Sevilla, editorial católica española.

LAFUENTE Eva, 2021, “El relato gráfico de la insurrección a través de las caricaturas de la prensa satírica en Cuba (1868-1870)”, en Orobon Marie-Angèle y Lafuente Eva (coords.), Hablar a los ojos: Vida y caricatura política en España (1830-1918), Zaragoza, PUZ, p. 189-206.

McCLOUD Scott, 2005, Entender el cómic: el arte invisible, Bilbao, Astiberri.

MÉNDEZ GÓMEZ Salvador, 2015, “Feminidades racializadas e imaginarios coloniales en el humor gráfico de Cuba en el s. xix”, Revista Científica de Información y Comunicación, 12, p. 135-170.

ROLDÁN DE MONTAUD Inés, 2001, La Restauración en Cuba: el fracaso de un proceso reformista, Madrid, CSIC.

WINDISCH Uli, 1987, Le K-O verbal. La communication conflictuelle, Lausanne, L’Âge d’homme.


[1] Véanse la selección de estudios mencionados en la bibliografía sobre la caricatura cubana. Todos dedican, en mayor o menor medida un apartado a la biografía de Víctor Patricio Landaluze: a la espera de una biografía histórica centrada en su figura, remitimos a ellos. 

[2] Fundada y dirigida en 1869 por el abogado, redactor y periodista Juan Ortega Gironés (¿? – 1900, Madrid), Juan Palomo. Semanario Satírico era una revista de corte bastante clásico –constaba de ocho páginas que combinaban texto e imágenes (en su doble página central)–, desde la cual se defendieron posiciones españolistas. Se publicaba los domingos y perduró sin interrupciones hasta abril del 1874.

[3] La bibliografía sobre la historia del carlismo es amplísima: nos ceñiremos a una de las síntesis publicadas al respecto (Aróstegui, 2011) de donde proceden muchos de los datos genéricos aquí manejados. Para los primeros años del periodo del Sexenio, durante los cuales el movimiento carlista empezó a integrarse en el juego democrático sin renunciar a la tradición de la sublevación armada, véanse más precisamente Ferrer (1941) y Dupont (2017).

[4] En 1871, los lectores de la prensa satírica cubana ya llevaban tiempo familiarizados con la figura de Carlos de Borbón, por lo menos desde el 17 de julio de 1870, cuando Landaluze publicó en El Moro Muza una representación de él muy similar a la que estamos comentando y en cuya chapela aparece la inscripción “Carlos VII”.

[5] Tras haberse instalado en París a raíz de La Gloriosa y haber sido designado como pretendiente al trono (3-X-1868), Carlos de Borbón emprendió una reorganización política y militar. Ello le llevó a pisar por primera vez el territorio español en julio de 1869, con el objetivo de encabezar un levantamiento armado en Cataluña, pero la intentona no prosperó. Carlos de Borbón regresó de nuevo a Francia, no sin antes –al parecer, no todas las fuentes lo mencionan– marcar un alcornoque, a modo de toma de posesión. De hecho, puede que los personajes que acompañan a Carlos de Borbón en la caricatura (viñeta 2 y 3) sean Rafael Tristany y Martín de Riquer que le siguieron en aquella intentona y posaron para una fotografía conmemorativa de la misma en París. Para un ejemplo de la anécdota del alcornoque en boca de Práxedes Mateo-Sagasta, véase una de sus intervenciones en el Congreso (9-XII-1869) en Diario de sesiones de las Cortes constituyentes, 1870, p. 4605.

[6] Ya se usaba entonces la locución “ser un pedazo de alcornoque” para designar “a las personas de pocos alcances, de corta penetración” (Diccionario enciclopédico de la lengua española, 1853, p. 85), algo que parece concretar el semblante de Carlos de Borbón en la viñeta 1.

[7] En realidad, el carácter iterativo de “Otra vez Carlitos” es incluso mayor si tomamos en cuenta que Landaluze ya publicó en Juan Palomo caricaturas con un Carlos de Borbón volviendo a su madriguera pirenaica (8-VIII-1869) o escribiendo su nombre en un alcornoque (23-IV-1871).

[8] Véanse por ejemplo “Primera salida de D. Quijote” (La Flaca, 7-VIII-1869) o “Civilización teocrática” (El Guirigay del 69, ¿?-VIII-1869). Este parentesco entre la obra de Landaluze y la producción satírica peninsular –por no hablar de comunidad gráfica– es poco tratado en la bibliografía, la cual insiste mucho más en la influencia de la caricatura producida en Francia e Inglaterra.

[9] Muchos de los lectores de Juan Palomo –y de la prensa satírica decimonónica en general– eran, sin lugar a dudas, lectores asiduos ya que habían abonado una suscripción anual, semestral o trimestral.

[10] Como bien lo analizó Eva Lafuente (2021), son de hecho varias las caricaturas donde Céspedes es designado como Carlitos y donde aparece representado con un cuerpo infantil o actuando de manera pueril, con orejas de conejo y/o asomándose a la entrada de su madriguera. En el caso de Céspedes, esta se ubicaba gráficamente en plena manigua que, como los Pirineos para los carlistas, era donde efectivamente estaban implantados los insurgentes cubanos pero que también, visto desde La Habana donde se publicaba Juan Palomo, constituía un territorio de confín, al margen de la Cuba más urbana y, por tanto, civilizada.

[11] Así lo apuntaban varios artículos publicados en la misma revista Juan Palomo, cuando denunciaban que las intentonas insurreccionales de los carlistas desviaban la atención del gobierno central de la cuestión cubana y mermaban su capacidad de respuesta militar en Cuba, impidiendo el envío de más tropas. O cuando criticaban las simpatías que despertaba el movimiento in situ entre los defensores de la integridad española, con los subsecuentes riesgos de división interna y de tensión con las autoridades coloniales que eso conllevaba. Inés Roldán de Montaud (2001) señala incluso la posibilidad de que varios agentes carlistas viajaran a Cuba para intentar crear, a principios de 1869, un núcleo en la Isla.

[12] En ese sentido, las “proto-historietas” se distinguen de los dos modelos-tipos de caricaturas multi-imágenes que imperaban en la prensa satírica decimonónica en España –las parodias de aleluya y las caricaturas-recopilatorios que, en fechas señaladas como Navidad o Reyes, ofrecían un balance en viñetas de lo transcurrido– y que también Landaluze practicó en mayor o menor medida (véanse por ejemplo El Moro Muza, 25-XII-1870 o El Ciclón, 10-X-1881).

[13] Es el caso de Will Eisner (1996) o de Scott McCloud (2005) que obvian en su caracterización el papel del texto: consideran más bien que en la historieta y el cómic tiene que prevalecer la imagen sobre el texto, algo que desde nuestro punto de vista se da en “Otra vez Carlitos”.



Citer ce billet
Frédéric GRACIA MARÍN (2024, 4 avril). “Otra vez Carlitos” de Víctor Patricio Landaluze (1871): una historieta anti-carlista desde Cuba. Atelier sur le satirique, la caricature et l’illustration graphique en Espagne. Consulté le 24 juin 2024, à l’adresse https://doi.org/10.58079/w9ob

Vous aimerez aussi...

Laisser un commentaire

Votre adresse e-mail ne sera pas publiée. Les champs obligatoires sont indiqués avec *

Ce site utilise Akismet pour réduire les indésirables. En savoir plus sur comment les données de vos commentaires sont utilisées.

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search